Galán Medina

Ovino, vacuno y caballos

Tierra de sabor

juanimedina74@gmail.com

608747833

Juani Medina Hernández

El contacto con la ganadería extensiva me viene de familia. Mi padre era ganadero de ovino, tuvo cinco hijas y nos tocó ayudarle. Yo siempre estaba dispuesta porque me gustaba ayudar. Mi padre nos transmitió que el ser ganadera era tan bueno como cualquier trabajo, y que si una trabaja en lo que le gusta todo es más fácil. Me casé y mi marido trabaja en la construcción. Pero un día me dijo que quería ser ganadero de ovino y, la verdad, me emocioné. Enseguida le dije que sí, que tenía mi apoyo y fuimos adelante. Todo ha ido bien poco a poco y ahora somos muy felices con nuestro trabajo. Tenemos tres hijos a los que, como mi padre hizo con nosotras, hemos transmitido la misma ilusión por el ganado. A veces alguien piensa que es un trabajo poco valorado. Yo pienso que no, que si tú valoras lo que haces al final te valoran. Y ahí están mis tres hijos como ganaderos. La ganadería siempre ha tenido momentos de dificultades y ahora especialmente porque hay muchas exigencias burocráticas, pero se vive. Ahora hay muchas mujeres ganaderas, sobretodo bien seguras y muy formadas, y eso está muy bien. Antes era por ser la mujer del ganadero pero ahora se valen por sí mismas. Formar parte de GeR es maravilloso: antes parecía que era rara porque no era muy frecuente que a las mujeres le gustara ir con las ovejas a pastar como a mí, pero viendo a tantas mujeres con las mismas ilusiones y preocupaciones, me anima mucho. Además hay una buena conexión entre nosotras, mucha amistad y gran cariño hacia todas, nos conozcamos o no en persona. Y aprendemos mucho porque se comenta mucha información.