Ovino

Lise Bruffaerts

Nací en Bélgica, en un pueblo al lado de Bruselas. Con 18 años decidí tomarme un año sabático, cogí mi maleta y me vine a Andalucía. Aprendí el idioma y conocí a mi pareja actual, que tenía 15 ovejitas. Me enamore de él y de su rebaño. Me atrajo mucho este mundo: la libertad, el aire fresco, el contacto con los animales. Poco a poco empecé a ayudarle. Al principio estaba muy insegura, no sabía nada de las ovejas, del manejo... Sólo había visto animales de cerca en un zoo o en alguna visita de pequeña a una granja. Pero con ayuda de mi pareja fui aprendiendo. Todavía me queda muchísimo pero cada día aprendo algo nuevo. ¡Y ahora con las GeR más! Me encanta estar en este grupo de mujeres luchadoras: te apoyan, te dan consejos, te animan. Luchamos por ser más visibles y cambiar muchas injusticias a nuestro alrededor. Estar en contacto con ganaderas que tienen tanta experiencia, saber que no estoy sola, que siempre están ahí, me da ganas de mejorar, de aprender. Cada una es especial. Cada una aporta su granito de arena.